Una Cuyabrita Grande

Mónica Adela la voz quindiana que le canta a Colombia

Nacida en Filandia, Quindío, Mónica Adela Escobar Gómez fue la ganadora del Festival Nacional del Bambuco de Pereira que con intérpretes de diferentes regiones del país se realizó los días 3, 4, y 5 del mes en curso en La Perla del Otún.

tomado de: http://www.cronicadelquindio.com

Mónica Adela  la voz quindiana que le canta a Colombia
La artista quindiana en su recorrido musical ha obtenido varios galardones tanto a nivel de duetos como solista en los festivales nacionales de música andina Colombia que se efectúan en el país. LA CRÓNICA habló con la cantante que siente y lleva en su sangre el folclor nacional.

¿De dónde es Mónica Adela Escobar Cardona?

Soy de Filandia, nací en La Colina Iluminada hace 28 años.

¿Cómo se llaman sus papás?

Mi papá Antonio José Escobar y mi mamá Nidia María Cardona.

¿Qué estudios ha realizado y dónde?

En el Liceo Andino de Filandia realicé mis primeros estudios y mi bachillerato.

¿Desde cuándo empieza y por qué la afición por la música?

La verdad, mi papá fue el que nos inculcó la música colombiana, el empezó desde que yo tenía seis años a enseñarme. Comenzó a llevarme a los festivales infantiles y ahí en adelante surgió mi pasión por la profesión.

¿Su papá es músico, tiene usted más hermanos?

Si claro, mi padre es músico y tengo tres hermanos a quienes también les enseñó, ellos están en el mundo de la música. El mayor que se llama Adolfo Escobar es cantante, Paula Andrea Escobar que también es cantante y Julián Escobar que en este momento está en Estados Unidos toca instrumentos como piano, guitarra, tiple, bajo.

¿Dónde estudió música?

Soy autodidacta, yo absorbo un poco de lo que veo y lo voy practicando, lo voy implementando en mi vida. Soy cantante, intérprete.

¿Dónde se presentó por primera vez y cuál ha sido su recorrido musical?

Tenía nueve años cuando me presenté en un festival infantil en Ulloa, Valle del Cauca, de ahí en adelante seguí en los concursos infantiles. El más grande que me gané siendo niña fue el Cuyabrito de Oro en el 2003, también en ese año obtuve el nacional Cacique Tundama en Duitama, Cundinamarca; en Belén de Umbría, Risaralda, estuve en  Pasilleritos de Aguadas, Caldas. Cuando tenía 15 años ingresé al Parque del Café donde permanecí por 8 años en el Show del Café siendo la cantante oficial.

¿Después de su paso por el Parque del Café que otra actividad realiza?

Inicié con el dueto Azahares en el 2009 con Yésica Jaramillo y Diego Ariza, estuvimos participando en varios festivales como dueto siendo acreedores de grandes reconocimientos en el Moncada de Armenia que lo ganamos ese año, en el Hermanos Martínez de Floridablanca, Santander, hemos sido nominados en dos ocasiones al Mono  Núñez en Ginebra, Valle del Cauca.

¿Y cómo solista?

Me arriesgué como solista en los festivales mayores, inicié por Santa fe de Antioquia en Antioquia le Canta a Colombia en el 2015, fui acreedora al gran premio. Ocupé el segundo puesto en el Bambuco Luis Carlos González, Pasillo de Aguadas segundo puesto, Cotrafa igualmente, también he sido nominada al Mono Núñez como solista.

Acaba de ganar en Pereira el festival del bambuco, ¿cuándo se realizo?

Si gané el Concurso Nacional del Bambuco que se realizó en la capital del Risaralda los días 3, 4, y 5 de noviembre y en el que concursaron intérpretes de diferentes partes del país.

¿Vive usted de la música? 

No. En este momento no estoy trabajando, estoy dedicada a mi hijo Mateo Peña Escobar que tiene 6 años y a mi esposo Anubis Peña Osorio que trabaja en un laboratorio de medicina natural. Canto en misas, en matrimonios, en serenatas con mi familia y en los festivales, es a lo que me dedico.

¿Cuál es su proyección en el campo musical?

La idea es seguir trabajando, ir a los festivales, de pronto más adelante Dios lo quiera, ir a Viña del Mar, realizar conciertos mostrando mí música  y una producción de música andina colombiana.

¿Siempre ha interpretado música colombiana?

También he estado en orquestas y canto de todo, salsa, merengue, bolero, lo que sea, lo que pidan.

¿Se siente orgullosa de su profesión?

Claro que sí, muy orgullosa y muy feliz, creo que si Dios me dio este don era para que lo explotará y eso es lo que hago, ser feliz cantándole a la gente.

¿Tiene proyectado algún disco, ya ha grabado?

No tengo aún grabaciones pero sí tenemos el proyecto.

¿Aparte de cantar es compositora?

No, no he hecho el intento, no me he atrevido, me parece una tarea muy difícil, yo creo que para eso hay que tener una muy buena mente, me da susto. Me gustaría porque es muy bonito y en Colombia en los festivales se reconoce mucho al compositor.

¿Qué se siente participar en un festival de música colombiana?

Los festivales son un reconocimiento a la música, tratan siempre de rescatar nuestra música porque se sabe que no muchos la conocen y que se ha perdido. Los festivales hacen que la música no se muera, todos son hermosos, aparte de que se conoce gente, es rico ir, compartir, cantarle al público presente, es algo muy gratificante para los que hacemos esta bella música.

¿Qué consejos le da a los jóvenes sobre la música colombiana?

Es bueno querer otras músicas, pero es mejor darle una mirada a nuestra música colombiana, los bambucos, pasillos, vals, danzas son tantas las canciones que hay para escuchar, su letras son hermosas, lindas, son todas mensajes de amor, de nuestra regiones. Que miren hacia nuestra música Colombia, que aprendan de ella, que la canten, que la admiren, que se sientan orgullosos de lo hermosa que es nuestra música andina colombiana.

Germán Rojas Arias
LA CRÓNICA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *