David Puerta Zuluaga

Yarumaleño De Corazón y Bogotano De Nacimiento

El maestro David nació en Bogotá el 21 de marzo de 1940, en el hogar de los yarumaleños Luis Emilio Puerta Tamayo y Ligia Zuluaga Machado. Su padre solía empuñar el tiple, en las noches montañeras, con el grupo Músicos de Majalandrín, que gozó de popularidad en Yarumal.

Estudió en la Javeriana, donde alcanzó el título de Ingeniero Civil en 1961 y se especializó en hidráulica en Delft, Holanda en 1966. También se licenció en Filosofía y Letras, en la Universidad Santo Tomás de Bogotá, en 1993.

Hoy se desempeña como ingeniero consultor en asuntos hidráulicos y ambientales y recibió en 2003 la medalla al mérito Julio Garavito, premio entregado a los mejores ingenieros.

Musicalmente, estudió con los maestros Julián Lombana, Fernando León y Fidel Álvarez, entre otros. Luego concursó en eventos como el Mono Nuñez en Ginebra, Valle; el concurso del tiple en Mariquita, Cortiple en Envigado, concurso del pasillo en Aguadas y concurso del bambuco Luis Carlos González en Pereira.

Ha sido compositor destacado y sus obras han sido grabadas por importantes tiplistas. Destacan, el bambuco Yarumal, estrenado en la Casa de Nariño, siendo Presidente Belisario Betancur; los bambucos Marcapasos, Amagá y Piropo; las danzas Bacará y Mi cuchita; los pasillos Sibundoy y Voces del silencio, y la canción Las barcas, con letra de Oscar Echeverri Mejía.

Para quien esto escribe es el mejor tiplista del país no por ser el primero en divulgar internacionalmente el instrumento; sino por convertirse en el especialista más consagrado del tiple, que aprendió a tocar con su padre, tal y como tocaban nuestros antepasados.

También por hurgar archivos locales e internacionales con paciencia benedictina, hasta culminar Los caminos del Tiple; texto imprescindible para la investigación de la música colombiana, publicado en 1988.

Ha dado conferencias en toda la nación y ha trasegado con su tiple por varios paises, e importantes escenarios del suelo patrio. El pasado 7 de mayo recibió un homenaje en Bogotá. Sus amigos agradecieron su labor con discursos y canciones. La periodista Sonia Ramón dijo: “…la música le hizo vivir una vida más feliz. Hoy sólo podemos decirle gracias por representarnos (…) y sobre todo por regalarle a nuestros oídos el virtuosismo que trasmite a través de su tiple, un andariego y proletario, con arterias de alambre y corazón de madera”.

tomado de: http://www.elmundo.com/portal/resultados/detalles/?idx=151266

Escrito por: MAURICIO RESTREPO GIL

La fotografía de la portada fue tomada de: http://caracol.com.co/programa/2017/03/26/a_vivir_que_son_dos_dias/1490534761_518700.html

Otras anotaciones tomadas de: http://www.geocities.ws/funmusica/dpuerta.html

Ha sido galardonado en el “Concurso Nacional de Historia Eduardo Santos” en 1985, “Canción Infantil Unesco” en 1979, cuento Servicio Civil en 1985, composición musical en Neiva en 1979 y Colcultura en 1981.

Como concertista de tiple ha ofrecido más de doscientas presentaciones en las más prestigiosas salas, auditorios, universidades y centros culturales del país, así como en Holanda, España, Canadá y Venezuela. En 1978 grabó su primer disco de larga duración.

En su calidad de investigador de la música colombiana ha sido invitado a diversos congresos nacionales e internacionales y dictado conferencias en diversos centros culturales colombianos y publicado numerosos artículos en periódicos y revistas.

Producto de sus inquietudes investigativas es su libro “Los caminos del tiple”, instrumento al que define como:

“Personaje colombiano, andariego y proletario,
con arterias de alambre y corazón de madera.”
Esta obra le mereció en 1985 el premio Eduardo Santos ya citado, y lo llevó por diferentes países en busca de las raíces de nuestro instrumento nacional. El trabajo literario del maestro Puerta Zuluaga es sin duda el más importante que se ha hecho en Colombia sobre alguno de los elementos específicos de nuestro folclore.

Dice Alberto Velásquez Martínez en la presentación del libro citado que “David es un místico. O un soñador. Se vino para España por su cuenta y riesgo, sin ningún patrocinio oficial, a plantar el tiple sobre la piel del toro, imitando a quienes hace menos de medio milenio implantaron con la espada y la cruz la guitarra en territorio americano. Es la conquista en reversa.”

Anota también Velásquez Martínez que “David Puerta quiere construir una historia del tiple. No está satisfecho con que esa historia la hagan cada noche a solas, el bambuco y el pasillo, el torbellino o la guabina.”

Es merecedor David Puerta de los mayores reconocimientos por sus valiosos aportes a la cultura musical colombiana.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: